El artista premiado

Tengo por costumbre reservar parte de la mañana de los domingos a hojear el diario “El País” y soy de esos que empiezan “El semanal” por la última página, es decir, por el artículo de Javier Marias. Reconozco que a veces, pocas, sus opiniones me resultan demasiado inflexibles, pero en general comparto sus razonamientos y, además, disfruto con su estilo literario. Me cuento entre los que pensamos  que es uno de los mejores escritores actuales en  castellano y presumo -pido disculpas- de haber leído casi toda su producción literaria. Esta semana ha sido noticia por haber rechazado el Premio Nacional de Narrativa y algunos medios han evocado a otros creadores que, en su momento, también rehusaron premios importantes. Uno de los más nombrados ha sido el madrileño Santiago Sierra que rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas  en el año 2010. 

 Santiago Sierra es de los artistas españoles con más proyección internacional y desde hace más de 20 años ha venido realizando instalaciones,acciones, intervenciones y performances, siempre con un contenido político contundente y casi siempre generador de polémica. La obra de Santiago Sierra denuncia claramente el sistema capitalista y sus paradojas y reflexiona  sobre los abusos despreciables que este fomenta, como la explotación  y la discriminación de las personas.

Su obra rastrea situaciones  que muestran una aberrante desigualdad social: prostitución, racismo, pobreza, inmigración’ explotación laboral…. El sistema esconde y disimula estas realidades y el artista se ocupa de sacarlas a la luz.

Muchas de sus intervenciones han sido realmente controvertidas como su participación en la Bienal de Venecia en el 2003 donde cubrió la palabra España de la entrada del pabellón con plástico negro y levanto un muro en la entrada principal no permitiendo el paso a nadie que no fuese español.

En el verano de este año realizó una acción en El Cabanyal comisariada por Rafa Tormo como cierre espectacular del proyecto Perferiès.   El artista fallero Manolo Martín se encargo de producir un rotulo en madera de 17 metros formado por la palabra FUTURE  que plantaron sobre un solar de este barrio marinero de Valencia declarado Patrimonio Cultural y que se ve amenazado por un proyecto municipal que pretende ampliar una avenida que atraviesa su parte central. Esta falla contemporánea que resultaba el rotulo ardió como triste metáfora del  porvenir incierto del barrio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s